martes, 17 de mayo de 2011

Los viajes de tu vida...



¿Por qué la ame?

No hay una explicación metafísica para ello.

Adore toda su existencia, toda su locura;

toda su pasión, toda su resuelta estupidez suicida.



Respiré su olor a rock and roll,

besé sus pensamientos de cielo lejano que se descubre

ante un velo añil perfectamente difuminado por el orbe.



Los viajes de tu vida asesinaron el adiós,

Te descubriré cada día entrelazada en mi destino.

Duermes, suspiras, peinas tu cabello castaño;

Sueñas, niegas, me pides sangre y te la obsequio.

La dulce saliva de un futuro que se aclara.