viernes, 19 de diciembre de 2014

Tanto dolor...

Quería escribir:
Pequeña ciudad fantasma,
Margaritas en vistas de aceite.
Panteón de reflexiones y robos,
Y asesinos de sangre y oficina.

Quería escribir.
Actividad olvidada en algún occipital,
Hemisferio, lóbulo licuado.

Aquí estoy, en mundo decadente,
Viéndolos esconder su tristeza de patio de infancia,
Orgullo de embozos.
Yo, que cobre los cheques de esta no vida,
te encuentro nocturnal como el termal que alivia.

Y siempre el crepusculo,
Como aquel portada de Cortazar.

Las raíces crecen en el espacio de piel y uña,
El caramelo sempiterno de tus ojos.

Quería escribir:
The life is over.
Por qué tanta mierda,
Tanta excrecencia.
Tanto miedo y tanto rencor.

Tanto dolor.