lunes, 19 de enero de 2009

Cerrare mis ojos para siempre…

Cerrare mis ojos para siempre,

no vi árboles frondosos, 

no vi la luz de Mithrandir.

Recorrí con pasos lerdos los senderos

trazados por las favilas de mis guerras.

Alcé una ceja inquisidora por mi destino,

jugué un cadáver exquisito en soledad

y encontré tan solo frases rotas

y despedazadas coloreándose de ébano abismal.

 

Tus pensamientos de anilina abenuz

marcaron las líneas de mis manos,

que se borraron con el paso de cada día,

de cada segundo, de cada suspiro,

de cada aliento, de cada exhalación

del aire yermo de tu distancia.

 

Como el azogue voluble a los deltas de temperatura

cambie con las nieves de tus silencios.

Tus sienes plateadas se poblaron de hermosos

copos de nieve que colgaban de tus trenzas.

 

Soy un azor que acecha recuerdos

muertos y escarba en sus entrañas.

Mis esperanzas se desprendieron

como frágiles pétalos de azahar

y al caer los frutos sobre mi cabeza

desperté del sueño de tu pesadilla.

Cerrare mis ojos para siempre,

la ciudad blanca fue tan solo un fantasma onírico,

una brisa de tiempo clandestino,

un extranjero en calles lejanas.

 

Si la vieras!

Sus balcones colmados de alelíes

y los gorriones con sus pechos azulinos

erguidos hacia los rayos del sol.

Y el amor que como una áspide

muerde la ira de los hombres.

 

Pero yo cerrare mis ojos para siempre y no la veré.

Un errante, un vagabundo. Una estatua, una efigie.

ojos-cerrados

miércoles, 14 de enero de 2009

"Llegaste Tarde..."

MIERCOLES 14 DE ENERO

Y pasan los años, 23. El mundo sigue siendo igual, la misma tragedia de medianoche, La misma película de terror y la bala perdida en un corazón. El cielo es el mismo y las cicatrices no se borran con nácar ni con sal. Y la espera por la que brindamos un fin, nunca termino. El asesino cuenta balas como un rosario, ¿qué nos ha pasado?, por qué lo pregunto, igual siempre fue así. Ciudad loca no me esperes, mi habitación es ciudad de sombras hoy. Y tocare la guitarra, seis cuerdas no son tan bellas. Y pasan los años, te busque, no te mentiría, cené los vientos de los jardines y las trastiendas citadinas y te vi en el momento equivocado: “llegaste tarde flaco” en un susurro. Y como pasa el tiempo, no logre componer mi reloj descompuesto. Siempre retrasado en este pueblo loco que no me espera. Esta ciudad no te deja nada, solo ladrones, o te roban el oro o te roban el corazón. Será mejor mostrar, con el alma a medio andar, una sonrisa, hacerse el artista y continuar. “¿quién dijo que todo esta perdido?, yo vengo a ofrecer mi corazón” declaraba Fito en los 80 optimista, el mundo le abrió los ojos y luego cantaba con ira “en esta puta ciudad todo se incendia y se va, y matan a pobres corazones.”

sábado, 10 de enero de 2009

Absolutamente, Absurdamente...

SABADO 10 DE ENERO


Tengo un corazón roto que no duele, es de roca ígnea, es de piedra caliza, es el muro de Berlín antes de caer, es la muralla china. Es el invierno lívido inexorable, esta desteñido y sin amor y tal vez el labial de tu boca lo tatúe de rojos besos. Y no duele, no es un olvido selectivo. No sufre, no trato de mentirme. Bailare bajo la lluvia con la lengua afuera como cuando era niño y daré vueltas en el carrusel de los momentos. Y jugare escondite con los hippies y me camuflare entre sus hierbas para la amnesia, beberé sus pócimas de felicidad química. Y reiré como tonto, por que ya ha pasado mucho tiempo sin escuchar una carcajada como cuando era niño. Y absolutamente veo el resplandor por que no me duele el corazón. Y absurdamente pierdo la cabeza con tanta ligereza. No son palabras sarcásticas, acabo de decir un sarcasmo sobre el sarcasmo. Tengo un corazón roto que no duele, las heridas se resecaron, mire adentro y cada gota fue exprimida. Y yo quisiera oírlo saltar en el pecho, como cuando era niño, lo volverían a apuñalar y volvería a quebrar el foco de luz para hallar desasosiegos. Tengo un corazón roto que no duele y un pasado que es presente y un futuro sin futuro. Tengo el 9 y el 2 y ella el par de Ases. Tengo un corazón en partículas atómicas, indivisibles en partes menores, por eso perdí la preocupación, llegue al fondo y no esta mal no poder caer más.

miércoles, 7 de enero de 2009

INEFABLE...


MIERCOLES 07 DE ENERO

Te vi tan oscura que te mezclabas con las sombras
y los púrpuras grisáceos de los callejones ceñían de gala tu cintura.
Te vi tan distante, casi muda. Esbozando figuras en el aire
con tus manos como una marioneta sin hilos conductores.

Te sentí, te viví, y casi una brizna de
instantes verdes mire a través de tus ojos.
Pero tu caminabas siguiendo pasos hacia atrás
y no pude ver la curva de tus pretensiones.

Una alborada que se diluye frenética en tornasoles cristalinos,
una primavera que palidece en níveos inviernos.
Un oscuro vacío incoloro esculpe mi alma.
Un afán que no corre prisas, una brisa que no agita hojarascas.

Tan lívida, tan delicada que no debe abrir los ojos a este mundo;
se los coseré con el cordel dorado de los sueños,
le pediré que cese sus borrascas.

La explicación que me pediste la guarde en mi corazón,
y es tan inefable y tan poderosa para las cuerdas vocales
que viviremos con la duda dilatada por nuestros miedos.

viernes, 2 de enero de 2009

Con el Alma....


VIERNES 02 DE ENERO

No me pidas un café de negros remolinos.
Te daré la luz de tus resquicios más profundos,
Te daré abono para tus tierras frágiles en invierno,
Te daré un azadón para que caves surcos.

Y en cada surco tus lágrimas,
Y en cada invierno una flor,
Y en cada sombra una llama.

Al final, esta la línea del silencio.
Se lo dije a un cuerpo aterido.
Se lo dije a los ojos aguados del can,
Se lo dije a los ojos astutos del gato.

Cuando me soltabas las manos
Yo apretaba un puñado de viento
Ocultando ramilletes de espinas.
Encubriendo la sangre verde
Que fluía sobre el huerto de la ciudad;
Aquel vergel sobre el que te llore.