sábado, 30 de julio de 2011

Al despertar las palabras son un gato



Y al soñar, los pensamientos hilvanados en su cabeza
eran marejadas que surgían como picos de un pasado.
Intentó ser el tiempo que sangra entre las agujas,
saborear la sal y el óxido de sus heridas.

Caminó entre los rieles del tren,
bajo el cielo naranja  guarnecido de estíos.
Por los arboles de limón con su perfume acido
y el sabor de los yerros, sabor metálico de hierros;
de domingos de manta y cama,
de los lunes de bostezo.

Al despertar las palabras son un gato en la cocina,
una voz grita en la alacena: sal y compra o vende nueva carne.
Salió, el calor escaldó sus pestañas.
Dormitó con las frecuencias del doppler cotidiano.

domingo, 10 de julio de 2011

Ojos Ambar



Ven niña de ojos ámbar recostada en el rincón,
Juguemos entre hilos de recuerdos que palidecen,
Vamos a saltar juntos por la placita de tu pueblo
y por aquel parque que tal vez ya no existe.

Serpeando entre tus lágrimas se acerca una sonrisa,
Ya verás que la infancia que fue siempre estará.
Que antaño es solo una miga de pan de hogaño,
Vamos a comerlo con su aroma a miel y mercado de domingo.

Soñaremos, volaremos papalotes, salpicaremos en los charcos.
Enjugaras tus lágrimas, rasgaras el difuso velo de los años
Y te fugaras a tiempos más simples; antes de tu cabello castaño.