miércoles, 28 de septiembre de 2011

Las palabras...


Las palabras, la niña con vestido de tul.
Los dedos largos como sombras proyectadas,
esbozando en el vacio denuestos.

Las casas, los fantasmas en maderos;
Los cerezos y los mástiles de palo de rosa.
Las cuerdas que son sudor y práctica.
Cada día que nos trajo hasta el vértice de la unión.

Los parques, los cielos estallando.
Los alfileres bajo las uñas de cada lagrima mugrosa,
Los niños que fuimos con rodillas empapadas en carmín.

El abrazo que nunca se cerro, los signos de tus miradas,
Las manos dibujando, las manos descansando,
Cada día despertar para descubrir,
Cada día dormitar guarnecido de tristezas.

El camino alternativo feneciendo en sus arcanos.

jueves, 22 de septiembre de 2011

Hacia Rohan...


Recogeré mis pasos,
he izado las velas,
partí de la tierra media.
Olvide la ciudad blanca,
su cielo de oro,
sus nubes de plata.

El camino es largo,
la memoria falla,
la brecha es ancha.
Y al final todo será igual amigo.

Soñare despacio,
arregle las maletas
con memorias de antaño;
Olvide seis años,
el trono de Gondor,
las vegas de Rohan.

Las huellas se marcan en las nieves de mi vida.

miércoles, 14 de septiembre de 2011

Matizar...

La mano negra de la esclavitud
Que borra en sus cadenas nuestros sueños.
El bosque de sauces donde perdimos
Nuestra infancia de vestidos de algodón.

Los cielos que se debieron matizar,
Las orquídeas que nunca florecieron en tu cabello
Y se ajaron con el peso de tus tribulaciones.

Las palabras que nunca escribiré,
El don que se escabullo en su cubil
De grises cuarzos, de luces menguantes.

Los días de tu vida que no conoceré,
Tu pasado que es sombras en sepia.
Todos los sabores a los que renuncie
Y la sangre que debí derramar.

Los mares que cruzaremos juntos
para encallar en nuestro cayo de soledad.

martes, 6 de septiembre de 2011

Cielos que eran negros...

Tiempo de amor, y un poco de pastillas,
Algo de insomnio químico para deshacerte.
Tiempo de matar; Está en duda si estuvimos vivos.

Todas las sendas que pasamos son hilos que nos halan.
Las hojarascas que exploramos en los colchones de la vida,
Son sueños de aventuras y vocaciones caducas.

Vivimos mentiras que son hermosas, paisajes pintados en suburbios.
Cielos que eran negros, los guarnecimos de acuarelas color llevadero.
Entre tanto traste y cocinas sucias, convertimos nuestra savia en un veneno.
Solo somos luces robando su energía. Brillos sin resplandor.
Somos copias opacas, moldes inocuos…solo somos no somos.