miércoles, 7 de enero de 2009

INEFABLE...


MIERCOLES 07 DE ENERO

Te vi tan oscura que te mezclabas con las sombras
y los púrpuras grisáceos de los callejones ceñían de gala tu cintura.
Te vi tan distante, casi muda. Esbozando figuras en el aire
con tus manos como una marioneta sin hilos conductores.

Te sentí, te viví, y casi una brizna de
instantes verdes mire a través de tus ojos.
Pero tu caminabas siguiendo pasos hacia atrás
y no pude ver la curva de tus pretensiones.

Una alborada que se diluye frenética en tornasoles cristalinos,
una primavera que palidece en níveos inviernos.
Un oscuro vacío incoloro esculpe mi alma.
Un afán que no corre prisas, una brisa que no agita hojarascas.

Tan lívida, tan delicada que no debe abrir los ojos a este mundo;
se los coseré con el cordel dorado de los sueños,
le pediré que cese sus borrascas.

La explicación que me pediste la guarde en mi corazón,
y es tan inefable y tan poderosa para las cuerdas vocales
que viviremos con la duda dilatada por nuestros miedos.

2 comentarios:

Diosaoasis dijo...

Muy profunda lo percibo.
Me encantó amiguito.
Tengo un regalito para tí pasa a recogerlo.
Saluditos.

**Pentrova** dijo...

Hermoso poema, como siempre es grato leerte poeta,besos.