sábado, 10 de enero de 2009

Absolutamente, Absurdamente...

SABADO 10 DE ENERO


Tengo un corazón roto que no duele, es de roca ígnea, es de piedra caliza, es el muro de Berlín antes de caer, es la muralla china. Es el invierno lívido inexorable, esta desteñido y sin amor y tal vez el labial de tu boca lo tatúe de rojos besos. Y no duele, no es un olvido selectivo. No sufre, no trato de mentirme. Bailare bajo la lluvia con la lengua afuera como cuando era niño y daré vueltas en el carrusel de los momentos. Y jugare escondite con los hippies y me camuflare entre sus hierbas para la amnesia, beberé sus pócimas de felicidad química. Y reiré como tonto, por que ya ha pasado mucho tiempo sin escuchar una carcajada como cuando era niño. Y absolutamente veo el resplandor por que no me duele el corazón. Y absurdamente pierdo la cabeza con tanta ligereza. No son palabras sarcásticas, acabo de decir un sarcasmo sobre el sarcasmo. Tengo un corazón roto que no duele, las heridas se resecaron, mire adentro y cada gota fue exprimida. Y yo quisiera oírlo saltar en el pecho, como cuando era niño, lo volverían a apuñalar y volvería a quebrar el foco de luz para hallar desasosiegos. Tengo un corazón roto que no duele y un pasado que es presente y un futuro sin futuro. Tengo el 9 y el 2 y ella el par de Ases. Tengo un corazón en partículas atómicas, indivisibles en partes menores, por eso perdí la preocupación, llegue al fondo y no esta mal no poder caer más.

1 comentario:

Alicia. dijo...

Me ha gustado mucho el texto :)
Cuando ya estés en el fondo del pozo, intenta subir. Yo creo que es mejor tener miedo a caer, que no tenerlo, porque ya estamos en el suelo.
besos!