jueves, 25 de marzo de 2010

Indeleble

Jueves 25 de marzo

Eres indeleble.
El trazo curvo de una hoja al levitar,
el maullar recio del gato en plenilunio,
la barrena dibujada por una gaviota en el orbe.

Eres tinta coagulada en mis venas.
Los Ángeles que cayeron;
el fuego que mana de las tierras vírgenes;
el estupor incipiente del iris que descubre por primera vez.

Los arcos que sostienen la tierra han cesado.
Todos somos piedra de esa arcada.
Somos la cal esfumada que nos vuelve débiles,
somos el agua que cala y nos derrite;
una existencia olvidada, almas que nunca serán altar.
Revélate.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Mientras la noche fatigada recorre ligeramente el silencio frio y eclipsado, me sentaré ansiosa tras la vidriera, miraré el lento empaño de la ventana gutural, y luego cuando sienta antojos férreos de ti, cenaré una dosis perfecta de tu esencia no olvidada, un brebaje polícromo de tu aliento prolongado y un aderezo diáfano de tu álgida mirada.
He de acostumbrarme a vivir sometida y abdicada…

Nahuel dijo...

te conozco?

Anónimo dijo...

Hay momentos de la vida en que enmudecer es el mejor antídoto ante la omisión y la mejor droga contra lo enigmático. Callar es el antiveneno indubitable que enardece la introspección de cada espectro...

Nahuel dijo...

no sera que su nombre comienza por K?....mmm