jueves, 25 de noviembre de 2010

Remembranzas...


Jueves 25 de Noviembre de 2010

Ya no recuerdo el sabor de tus besos,
Ni el ámbar de tus ojos de big bang.
Ni tú precisa lejanía como halito de lluvia,
En los ocasos purpúreos de la ciudad.

Ya no recuerdo tu mirada perdida,
Ni tú caminar incauto de nube liviana.
Ni tu histrionismo de últimas horas,
Para amortiguar las promesas rasgadas.

Tan sólo recuerdo que te amo,
sólo recuerdo que amas dormir.
Sólo nos quedan palabras lejanas,
Y lo que fue cierto: “esto no puede ser”.

miércoles, 13 de octubre de 2010

Pedacito de cielo claro...

Miercoles 13 de Octubre de 2010

Excelente pedacito de cielo claro,
besos de café y tabaco.
Un Lucky Strike, que cosa más tierna.
La jodida libertad del humo níveo flotando entre la lluvia Caleña.

Cuándo escribo así, ¿soy interesante?
¿y el resto del tiempo no intereso?
Sólo una sombra de negro difuminado.

-Cuando escribes “besos de tabaco y café”.
Yo digo: “uy”, dame tus indicios.
Me imagino cosas locas.
Unas veces más q otras.
Se me convierte en un imposible.
Encantador cuando escribís de esa forma -

Imposible sólo lo que no se intenta.
¿Encantador cómo un helado que se derrite al mediodía?
¿Cómo las góticas de lluvia que se deslizan por los stop de los carros?

-Esto es lo más tierno que he podido conocer de vos.-

¿Y qué es lo menos tierno?
¿Lo más tierno que has podido conocer en tu ausencia de saludos y coloquios?
¿o en tu rutina diaria de vodevil dándole gusto al mundo?

Mejor vamos a dar un paseo a la orilla del río Cali,
mientras nos roban las miradas y manos de los olvidados.

jueves, 30 de septiembre de 2010

Lejana...

Jueves 30 de Septiembre de 2010

Mi prístino dolor de noches.
Mis días que se vuelven ocasos.
Las hojas ruedan por el entablado.

Los brazos de los arboles se mueven con cadencia.
Es este el mismo viento que nos da vida,
Que respiras cristalino en tus pulmones.
Que nos trae el aroma de las musas.

Ahora que las letras son extranjeros,
Quisiera ser sangre que se evapora;
Para llover en ti todos mis ahogos.

Pero este soy yo, el que odia y ama en tres segundos,
El de las noches purpuras, el de los días ámbar.
El que levanta el rostro al cenit en un cielo diáfano.
El que lleva una canción como un tatuaje.
El que inhala tus vapores de presencia lejana.

jueves, 5 de agosto de 2010

Desangra...



Jueves 05 de agosto 2010

Ver paisajes.
Al recorrer las calles entiendes que estas solo.
Solías correr por ilusión, ahora corres por instinto.
La lluvia de sal escarcha la ciudad, deberías esconder tus heridas.
Lejos, tan lejos como el susurro de un débil latir que se vuelve tímido.

Y es hora de desconfiar,
no puedes ver el sol sin quemarte,
no puedes ver la luna sin helarte.
No dejes que tu sangre se coagule
en un solo espíritu que abandona.

Detrás de tu voz se desangra el amor,
la dulce palabra destruida.
En tu residencia manos que no hablan,
en tus kilómetros carreteras que no exploré.
En tus verdades un dogma exiguo.
Detrás de tu voz se desangra el amor,
detrás de las letras viene el ciclón.

viernes, 18 de junio de 2010

Pérdidas...

Viernes 18 de Junio 2010

En cada inhalación las partículas de amor.
La nieve suspendida en los arreboles
incipientes del amanecer de un cambio.

Oigo en la cocina los pasos de un recuerdo,
sus pies se arrastran desnudos por las mayólicas frías.

Es la soledad la cosecha de mis virtudes,
es la alegría mi desierto creativo.
Es esta cárcel gris que se humedece
con los años mi problema cardiaco.

El don que se esfuma es un castigo que te incendia
en llamas invisibles; hasta que te consumes.
La verdad es el punto de inflexión inaceptable en la social mentira.
Y la locura es violar el molde que nos ata, y eso es malo aquí.

Los colores que veía en el cielo ahora son sólo índigos.
Los sabores de antaño en el aire se marcharon.
Los aromas de la tierra y de cada cosa invisible
y hermosa se volvieron matemáticos;

Porque la vida todo lo que te da también te lo secuestra,
y la libertad es un planeta sin aire que no alcanzo.
Los días que intente: tropecé, y cuando me levanté volví a caer.

…Y en cada inhalación el serrín del desamor.
Las manos zaheridas al quedarse solas
palpan el fragoso borde del fin.

viernes, 28 de mayo de 2010

Maelstrom...

VIERNES 28 DE MAYO

Los días que contemplo el sol en sus luces inmaturas son una prisión.
El bello sutil encanto de la mentira que complace es una cárcel.
Las miradas que se esquivan con presteza son mis fugas.
A la soledad la llamo honestidad, a la utopía felicidad.
La pluma es de alas rotas que trazan luz sobre sombras cotidianas.
El sonido de la madera es la acústica de mi alma,
es el lenguaje taciturno, es la vida que no fue.
Los vuelos que no hice porque se teme a todo en esta vida
son las muertes que ahora envidio. Solo busco un Maelstrom.

jueves, 25 de marzo de 2010

Indeleble

Jueves 25 de marzo

Eres indeleble.
El trazo curvo de una hoja al levitar,
el maullar recio del gato en plenilunio,
la barrena dibujada por una gaviota en el orbe.

Eres tinta coagulada en mis venas.
Los Ángeles que cayeron;
el fuego que mana de las tierras vírgenes;
el estupor incipiente del iris que descubre por primera vez.

Los arcos que sostienen la tierra han cesado.
Todos somos piedra de esa arcada.
Somos la cal esfumada que nos vuelve débiles,
somos el agua que cala y nos derrite;
una existencia olvidada, almas que nunca serán altar.
Revélate.

miércoles, 3 de marzo de 2010

TODO EL DOLOR QUE TE HE CAUSADO

MIERCOLES 03 de MARZO 2010

Todo el dolor que te he causado,
todos los soles que nos quemaron.
Cada invierno y cada helada,
cada yerro saboreado.

En la infragante razón de un desden
se esconden ladridos con cariz de suspiros,
castillos encantados roídos de pasión;
Oscuros estanques solitarios.

Si la sal que lame nuestras heridas
asfixiara el dulce rito de la venganza,
el vitupero áspero que zahiere,
la mirada oblicua que te borra;
seriamos cielos que se juntan en un amanecer púrpura
con la mantilla de un sol cremoso
que crece como un niño perdido en la espesura.

Mas todo el dolor que te he causado
es derivas que aun lloran,
es ojos abismales,
es los niños que no fueron,
es las risas que no nacieron;
es el mundo que nunca llego,
que nunca cambio; un giro en un eje estático.
Un “te quiero” soterrado. Un “te adoro” tácito
espero que me encuentres toda la vida.