martes, 17 de enero de 2012

Y fue...


Y fue un abrir de ojos, un amanecer, un ver el mar en primavera,
una niña de la loma caminando en tardes soleadas de antaño.
Un transformarse para hacernos más tristes.

Es que la felicidad es una puta barata que te contagia.

Y fue sentarse por tus cándidos resguardos;
Fumarlos, recorrerlos, saciarnos.
Tatuarte el tobillo con una mariposa redundante,
de esas que no tienen un buen polvo en las alas;
Como los que ordeñabas alguna noche.

Es que la bendición era sentir sollozos y escribir.

7 comentarios:

Ío dijo...

Que hermoso, Nahuel, pero que hermoso¡
Gracias

Ío

Leticia dijo...

Una tristeza inpiradora del verbo pronto y calcinante, donde el recuerdo es más presente que la mariposa tatuada en su tobillo...
Un placer leerte Nahuel.

Diosaoasis dijo...

Versos que se destilan del alma.

Saluditos buen dia

Diana Ƹ̴Ӂ̴Ʒ dijo...

Y de seguro fue algo bonito y soberbio al mismo tiempo.

Algo que te dejo un sabor agridulce en el paladar del alma.

Abrazos alados, Nahuel.

P.d.:
Porfis, no te desquites con las mariposas eh, es que me pone las alas de punta jajaja.

Carles Valls dijo...

Soy Carlos, colaborador de Printcolor (http://www.printcolorweb.com), imprenta digital especialista en libros. Tu blog ha sido seleccionado en la promoción “Tu primer libro gratis” y te regalamos la impresión gratis de tu libro, a cambio de que publiques en tu blog un comentario positivo sobre nuestros servicios. ¿Te interesaría? Para cualquier duda puedes enviarme un e-mail a info@printcolor.es

Humberto Dib dijo...

Recordar, cómo duele, pero que bien nos hace a los que hacemos arte.
Me gustó, si señor...
Un abrazo.
HD

emily1 dijo...

...sentir sollozos y escribir !
me encantó ese verso!