jueves, 16 de mayo de 2013

Pequeña mansedumbre o como aceptar la vida a los 27...

Resignarse, amar, soñar, odiar,
Ser polvo para no llegar a ello.
Darse cuenta de que la vida es así:
uniforme, áspera, lisérgica;
Un mosaico en vidrio de iglesia,
Un vivaz cuadro pop art.

Que los sueños no valen un ardite,
y pasas la mitad de tu vida asumiendo que lo eres
pero no lo eres, que lo podes, pero ahora la realidad.

Ella estaba clara a través de la lente,
era una Polaroid o una Genius barata.
Ahí, entre los pixeles brillaba la dentina;
Era su sonrisa, el rosa, de vuelta a antaño.

¿Y si la vi el día que olvide escribir?

2 comentarios:

Leticia dijo...

Pues la incertidumbre del famoso ser o no ser ... sigue no sólo a los 27, me atrevo asegurar, sino toda la vida el tiempo que dure ... Interesante, pop art, surge desde el asilo del silencio. Un beso Nahuel

Ío dijo...


"Pero ahora la realidad", y parece que te vence este verso.
Antes había colores que dejaron paso al gris, a los sueños que ya no llegan, pero estás aquí y habrá otros, con otros matices.
Y otra realidad.
Es hermoso, Nahuel, muy hermoso, gracias.
Un abrazo.

Ío