domingo, 5 de marzo de 2017

"Sólo el amor sostiene"

Sostuvo el amor sus tardes de arrebolados purpuras con el pueril pedúnculo de un dogma de cuentos y de fabulas de alpinistas en cielos intocables. Toda la vida esperé una férvida epistola con aroma amalgamado de azaleias y humores femeniles, diria: Queridisimo querido coma permitase saber que hasta ahora en su vida coma permanecia en ensueño inducido coma como prueba y antesala y peritaje a sus aptitudes para desenvolverse en escenarios de vida real punto seguido Se procedera con reanimación celular punto y coma sepa y supondrá usted que al tratarse de una evaluación coma se llevaron los sufrimientos coma el caos coma las enfermedades y padecimientos coma la vileza humana y las tribulaciones a niveles inconcebibles en el mundo real punto final Firma Ministerio del desarrollo ónirico. 

Llegaron en su lugar en despuntes palidos de albores cítricos, esquelas con fechas cotidianas y entierros poco concurridos. No podríamos celebrar nuestro propio óbito paulatino, y subrayese propio, aunque extendido en cada individuo (no así la conciencia de ello), aunque podríamos tal vez utilizar como herramientas productoras de consuelos y sonrisas los atardeceres, el murmullo de un río, los postres de maracuyá y los cupcakes, la promoción de doce donas por siete, la inflorescencia en un árbol en el parque, los balcones con vistas en wide screen, los ascensores con aire acondicionado y extractores y el beso entrañable de la madre, en la mejilla misma que se ruboriza y se enarbola con sonrisas y que se traza ciertos días con lágrimas de barniz diáfano.