jueves, 6 de abril de 2017

Espectativas

Yo no escogí esta vida,
ni mucho menos, ni mucho más;
esperaba sólo mantas y frazadas permanentes,
tardes de reposo, pies de fresa tibios
en alfeizares de rúas con paredes blancas
y costanillas con baldosín de loza azafrán.

No esperaba días inmóviles como el pensador de Rodin,
analizando números, transformando cuentas, sumando pesos; 
restando crónica posible a la biografía de un anacoreta.

Veo por la ventana a un gavilán que recoge escarabajos
y exhibe su libertad riesgosa; y entonces,
sube el ardor de la envidia por las venas,
entre piel y hueso, por los dedos que se sueñan plumas.

Y el animal vuela, y el hombre es raíz.

No hay comentarios: