jueves, 11 de diciembre de 2008

Sobrevuelos...


JUEVES 11 DE DICIEMBRE



Sobrevuelo la ciudad,
con alas de acero,
con frío de hielo.

Ella entró y echo raíces;
la suave sensación de no estar solo,
la oscura agonía del adiós.

Como dos figuras de barro,
entre la tormenta polar,
perdidos en la distancia.

Hay días en que uno debería morir,
para nacer más feliz,
un corazón que late
y luego está marchito,
el silencio de la despedida.

La sirena dio sus notas,
alguna vez te alcanzare;
la tinta anegada,
las lágrimas sobre el papel,
las lágrimas sobre el papel.

3 comentarios:

Diosaoasis dijo...

Es genial me parece que has conseguido con este escrito mucha armonia.
Pasa a mi blog http://cuentodiosa.blogspot.com/
te entregue un regalito porque te lo mereces y también porque te das un tiempito para leer mis cuentos.
Saluditos buen fin de semana.

carlos dijo...

Bello poema Nahuel.
Que vuele,que no pliegue sus alas ni halle esos días para morir sino horizontes para no cesar su vuelo,la brisa secará así las lágrimas.
Muchas gracias por tu visita

Espiral dijo...

Nahuel, lindisimo tu poema.

La oscura agonía del adios. Eso me marcó.

Besazo