martes, 17 de julio de 2012

I

Somos seres de luz;                                
dos ángeles de tez dorada                  
 atrapados en el pantano.

Somos mascaras entrelazadas;              
disfraces que amanecen,          
sandalias desgastadas.

Te he dicho olvídalo,
pero tú eres tenaz como el viento.
Te he dicho camina,
pero tú corres y saltas.

4 comentarios:

Ibeth Hache dijo...

Una deliciosa paradoja desobediente...

me gusta tu metáfora... poco a poco vienen llegando tus letras.

Diana Ƹ̴Ӂ̴Ʒ dijo...

Los seres de luz se buscan y se encuentran, juntos se liberan de la oscuridad del pasado, y vuelan, corren, saltan, pero siempre de la mano.

Besos de mariposa, Nahuel.

Ío dijo...

Porque la luz no entiende de acatos, es libre para haceros y deshaceros, para volver una y otra vez al mismo punto.
Tiene este poema algo muy especial, y muy bello, la mayoría de tus versos son así.
Gracias, Nahuel.
Saludos y buen día

Ío

cirugia plastica de parpados dijo...

me gusta tu metáfora... excelente reflexion!! te felicito....se nota que cada una de las palabras te salen del alma... a mi tb me encanta la escritura y la poesia y en mis ratos libres me gusta recorrer blogs en busca de talento y el tuyo me ha maravillado

saludos