sábado, 1 de noviembre de 2008

PENSAMIENTOS DE LLUVIA...

LUNES 01 DE NOVIEMBRE

Quien se divierte con las cosas triviales para la mayoría, entiende la magia oculta de las cosas sencillas en el mundo. Cada cosa que nos rodea tiene su encanto. A veces, por las mañanas, cuando salgo de la casa caminando hacia el trabajo, creo que cierro los ojos, izo mi cara hacia el cenit, e inhalo muy profundo para contemplar los aromas de la tierra, de la ciudad viciada y contaminada; los almizcles de rosa y smoke, los matices de samanes y almendros de otoños suspendidos en el tiempo, los aromatices de tierra húmeda y dehesa fresca. Hasta podría decir que camino lento y a ciegas por unos segundos, y los silbidos iracundos de algunos carros zumban en mis oídos. Voy en el bus de transporte público, es viernes por la noche, hay una lluvia cansina que se deja caer con su gris vertical sobre los andenes y las calles de la ciudad. Los adoquines desgastados de las vías de antaño lucen renovados bajo los prismas irisados de agua y aceite. Recuesto mi costado izquierdo en la ventana del bus, los cristales cerrados dejan deslizar sublimadas gotas de agua que se arrastran hacia atrás por el vidrio con la inercia y el viento. Las luces rojas de los autos son hipnotizantes a través de la cortina de lluvia, siempre me pareció así, las miro fijamente cuando el conductor frena y brillan con más fulgor, y cada brillo es un recuerdo que vuelve a mi mente: una niña escurriendo sus ropas mojadas en una piscina, un columpio que nunca dio el giro completo, un hombre con un corazón roto, las cinco casas, un beso en el parque, una amiga allá arriba, los días sólo contigo madre, los amigos de la infancia, el mundo que dio sus vueltas y arrojo a algunos afuera, la abuela con sus ojos verdes cristalinos rezando un rosario, cincuenta mil esmeraldas pintando el horizonte, las melancolías y las tristezas, es un planeta cruel, quién dijo que no. Hay que retroceder la película para vivir, o esperar con ansias que se nos reserve un gran final.


6 comentarios:

Anónimo dijo...

Que bellas letras :), hacía muchos dias que no paraba mis ojos en tu blog, quizás la falta de tiempo y el desenfrenado vivir. Hoy al leer detenidamente tu soplo al desgarro de la vida cotidiana he sentido como si tu sentir fuera el mio, como si el mundo que nos oprime aún nos deje un poquito de respiración para seguir con la diaria lucha. Me gusta como te siento. Un Beso

Espiral dijo...

Qué bonito texto!

Mi mente se ha transportado a esas montañas, a ese bus y con toda esa gente...

Besazo

Patrulla dijo...

Hola, gracias por visitar mi abandonado blog...te cuento que recien estoy empezando a ver de nuevo esas pequeñas cosas que hacen que la vida valga la pena ser vivida...he pasado terribles momentos de soledad pero todo por cuasa de mis acciones, yo me lo he buscado, no tengo a nadie a quien culpar...la soledad es inherente pero sí te sabes rodear de personas que valgan la pena la pueden aderezar y hacer que todo valga la pena. Por el contrario sí te rodeas de personas que te hacen daño y lo permites, entonces la soledad se vuelve cruel..

saluts!!

Nébula dijo...

En esa pregunta siempre se sale perdiendo, dolor y nada son mortales


.*

Azhün.. dijo...

buen blog..

me gusto el jaguar que sale en su foto principal..



Saludos

saudade dijo...

Me encantó el texto, te quedó brillante, voy a releermelo de nuevo para no perder ni un detalle y poder revivirlo otra vez... :)